Una aproximación poco convencional para crear una economía sostenible

 

Generation Investment Management ha publicado recientemente el Libro blanco para un "cambio de paradigma" sobre el capitalismo sostenible. Se trata de una contribución admirable e importante a la discusión sobre cómo hacer que una empresas sea más sostenible. Más allá de este esfuerzo, necesitamos que la comunidad de negocios se una a este debate sobre cómo hacer que toda la economía mundial sea verdaderamente sostenible, y no sólo menos insostenible. Sin un cambio sistémico, la suma de los esfuerzos individuales de las empresas no se traducirá en un capitalismo sostenible.

Bajo el espíritu del artista contemporáneo Ai Weiwei (citado en Sustainable Capitalism) "la libertad es el derecho a cuestionarlo todo," se plantean cinco preguntas como comienzo para el debate:

1. ¿Podemos encontrar respuestas a la insostenibilidad económica dentro de la economía convencional?

Las profundas ramificaciones del cambio climático (y similares fallos del mercado) impactan no sólo en las empresas y en su valor financiero, sino además en nuestros sistemas económicos, sociales, políticos y ecológicos. Para reconocer esta realidad, los economistas convencionales deberían reflejar en el precio ("internalizar") los efectos de estas externalidades. Sin embargo, las interconexiones entre: aumento de la temperatura global, elevación del nivel del mar, degradación del suelo, pérdida de biodiversidad, etc, hacen impracticable la determinación del precio, y determinados riesgos como el cambio climático tienen consecuencias que simplemente no se pueden tasar. Y además el análisis financiero tradicional  no incluye el coste que nuestro niestos tendrán que asumir por nuestra maña gestión.

Por tanto mirar el reto de la sostenibilidad a través de la lente de la actual economía refuerza el error que nos ha traído a las actuales dificultades. Como dijo Einstein: "No podemos resolver problemas con el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos." Para entender la sostenibilidad deberíamos buscar en la ciencias de la naturaleza, que son,  por definición, sostenibles, a diferencia de la economía global moderna. Los científicos actuales, tales como Janine Benyus, autora del biomimetismo, ya trabajan en esta nueva forma de pensar.

2. ¿Qué nos enseña la naturaleza sobre el capitalismo sostenible?

Si miramos a la naturaleza como modelo y medida de la sostenibilidad encontramos que la naturaleza no maximiza los objetivos de sus componentes. Por el contrario, la naturaleza limita los objetivos de cada especie en tanto en cuanto éstas benefician al sistema sin disminuir su viabilidad futura. Un "marco de trabajo que busca maximizar la creación de valor económico a largo plazo " - definición del capitalismo sostenible – debe, en primer lugar, limitar la necesidad imperiosa de que la economía siga creciendo.

Se observan modelos innovadores como las cooperativas Evergreen de Cleveland (EE.UU.) o la Corporación Mondragón. Evergreen ha establecido una organización que proporcione una fuente de continuidad a la totalidad de sus empresas cooperativas: todo cooperativista apoya a los que se encuentren en peligro, absorbiendo el exceso de mano de obra. En lugar de reinvertir o distribuir todos los beneficios cada cooperativista contribuye a un fondo que ayuda a los que se enfrentan a dificultades y que asegura la financiación para las siguientes generaciones de cooperativistas.

3. ¿Se puede vivir dentro de nuestras posibilidades ecológicas?

Un sistema natural no puede existir si agota los recursos de los que depende o si pierde su capacidad de reciclar desechos. El capitalismo sostenible comienza y termina con citas de los dos pensadores referentes de la cuestión, Herman Daly y Jackson Tim, pero falla al abordar el principal reto que ponen a la economía, las finanzas y el capitalismo dominante: ¿cómo puede un sistema económico que depende de la recursos naturales finitos seguir creciendo de forma exponencial? Las limitaciones de recursos y los límites del crecimiento se deben abordar en cualquier discusión creíble del futuro del capitalismo.

Un artículo de Johan Rockström publicado en Nature en 2009 detalla lo que él y su equipo llaman el "espacio operativo seguro” para la humanidad. Mantenerse dentro de ese espacio exige que no se cruce ninguno de los nueve límites planetarios, y tres de ellos ya los hemos cruzado – el carbono en la atmósfera (cambio climático), la imparable pérdida de biodiversidad y la interrupción del ciclo de nitrógeno.

El objetivo de perpetuar las funciones saludables de los ecosistemas debe prevalecer sobre el objetivo de maximizar utilidades de las empresas. Esto significa que tenemos que diseñar, como han intentado a escala regional las cooperativas de Mondragón y Evergreen, un sistema de gobierno que establezca las prioridades y cumpla con los límites definidos por la naturaleza.

4. ¿Cuan a largo plazo debe ser el "pensamiento a largo plazo"?

Lester Brown define a una sociedad sostenible como aquella que "satisface sus necesidades sin disminuir las perspectivas de las generaciones futuras." El cortoplacismo es, sin duda un problema de toda la sociedad, y especialmente del sector financiero. Sin embargo, el verdadero problema no es diferenciar entre periodos de negociación, orientación a resultados trimestrales, ciclos anuales de bonificación y años métricos de rendimiento. Los mercados son maravillosas herramientas humanas que funcionan mejor en el corto plazo, pero no ofrecen protección contra amenazas a largo plazo, como el agotamiento de los recursos, de nuestros bosques, de la pesca y ahora contra el cambio climático. No debemos esperar que ni los mercados mejor estructurados, con información más transparente, realicen tareas para las que no están diseñados. En cambio, necesitamos mercados diseñados y que se rijan por algo parecido a la toma de decisiones de séptima generación, al estilo de las Cinco Naciones (indios canadienses unidos contra el hombre blanco). Necesitamos lo que Schumacher llama una "economía de la permanencia."

5. ¿Cómo podemos ir más allá de la sostenibilidad?

El Capitalismo de la Generación Sostenible dice que "la sostenibilidad no implica un comercio entre rentabilidad y mejora del medio ambiente." Creemos que los autores quieren decir "dañar o usar menos el medio ambiente", no es "mejora el medio ambiente." Las discusiones sobre negocios sostenible a menudo confunden ambos conceptos, y no toman las decisiones más difíciles. Si queremos lograr la sostenibilidad de los sistemas naturales, se debe buscar un capitalismo regenerativo que reconstruya, en lugar de destruir, los sistemas sociales y ecológicos de los que dependemos, que promocione una verdadera prosperidad en el proceso.

Y de cara al futuro para los autores del llamado Capitalismo Sostenible no hay mejor metáfora que el "lienzo en blanco". El lienzo impone restricciones al artista. Al igual que nuestro planeta, sus límites son fijos. Dentro de esos límites florecen la disciplina del artista y la creatividad.  El ingenio humano y la innovación son estimulados por las disciplina del funcionamiento de la economía en el marco de los límites físicos de la tierra.

En este momento nuestro gran desafío es transformar el sistema económico mundial. Tomemos por guía la sabiduría de la naturaleza en lugar de los límites de la económica convencional. No hay tarea más urgente para un capitalismo realmente sostenible que prever, definir y negociar la forma de compartir y crear para la economía un "espacio operativo seguro" de manera equitativa. Tenemos un duro trabajo por delante.

 

 

Publicado en The Guardian http://www.guardian.co.uk/sustainable-business/blog/sustainable-capitalism-economy-finance-system?newsfeed=true

 

Autor: John Fullerton, fundador y presidente de Capital Institute

logo1 logo2 logo3 logo4 logo5

 

Acción gratuita cofinanciada por el FSE