El ‘boom’ crudivegano

 

 

Al principio, eran tres o cuatro “iluminados” que se tomaban lo del vegetarianismo desde su onda más radical. Pero hoy son miles y miles de personas las que optan por el veganismo y el crudivorismo.


El veganismo y la gastronomía crudivegana son una tendencia al alza. BioCultura Madrid será testigo de este “boom” con talleres, charlas, debates y de todo un poco para un público ávido de información al respecto.

Al principio, eran tres o cuatro “iluminados” que se tomaban lo del vegetarianismo desde su onda más radical. Pero hoy son miles y miles de personas las que optan por el veganismo y el crudivorismo. No todos los veganos son crudívoros, aunque muchísimos lo son, pero sí que todos (o casi) los crudívoros son veganos. Es decir, alimentos de origen vegetal y crudos. Además, tampoco utilizan en sus vestimentas ningún producto derivado de la explotación animal.

Hasta ahora, muchos pensaban que este tipo de dietas eran muy aburridas, pero nuevas obras aparecidas recientemente y nuevas actitudes de veganos desmienten estas ideas preconcebidas. Si estas dietas se llevan a cabo con conocimiento, consciencia y rectitud nutricional, es bien sabido que reportan múltiples virtudes para nuestros organismos. Eso sí, tienen que ser alimentos frescos, ecológicos, sanos, mejor de temporada, locales, etc. No siempre es fácil conseguir alimentos así en las ciudades. Pero está claro que el “boom” vegano y/o crudívoro ha llegado ya también a España. Al menos, cada vez más personas empiezan a saber discernir…

COCINA CRUDA Y VEGANA
Mercè Passola y Carles Casadevall son los autores del libro “Cocina cruda creativa” (Edit. Océano). Ellos enseñan a obtener una nutrición absolutamente saludable con una cocina crudivegana. Y apuestan, claro, por los alimentos ecológicos sin ningún género de dudas. El libro es sencillo y fácil de leer y obtiene una información precisa para un cambio importante en nuestras vidas: la apuesta por una alimentación vegana y crudívora que revifique nuestros organismos aletargados. Passola y Casadevall también han editado, a través de Migjorn, el librito “El cuerpo es nuestro vehículo personal”. Se trata de un curioso opúsculo con consejos de sentido común para vivir de forma absolutamente consciente el equilibrio de nuestra salud. Ellos nos han comentado: “En estos críticos momentos se hace necesario preservar y potenciar la riqueza más importante de un país: las personas saludables. Para ello es conveniente que dispongan del conocimiento básico que les permita gestionar su salud con una labor de prevención, y que puedan desplegar la creatividad que beneficia a todos, al tiempo que se ahorra en recursos que quedan disponibles para otras inversiones. Por ello creemos que los beneficios que hemos experimentado personalmente por hábitos de vida saludable, a través de casi 40 años, deben divulgarse en una recopilación de información, expuesta de forma sencilla y asequible”.
La pareja es una firme defensora de la producción ecológica. En cuanto a la cocción, señalan: “Sabiendo que el proceso digestivo comienza en la boca con la colaboración de las enzimas que incorporan los alimentos crudos, y que éstas son muy sensibles a la temperatura, ya que se destruyen a partir de los 40º C, resulta evidente que los alimentos crudos son beneficiosos para el organismo. Las enzimas actúan como iniciadoras del proceso de desmontaje de las moléculas que forman el alimento y, si no existen en él, se tragan elementos que el cuerpo no es capaz de reconocer, pero que intenta recuperar forzando las glándulas del cuerpo, produciendo desgaste y vejez prematura. Por esto no debe olvidarse el masticar y ensalivar convenientemente toda la comida. El resto no recuperado acaba convirtiéndose en tóxicos a eliminar, después de haber dañado seriamente el intestino y demás órganos. Otra razón importante es que resulta más económica, ya que se utiliza menos energía, productos anti-grasa, fármacos, tiempo y también se consume menos comida con más nutrición”. 

VEGANIA
El mundo de los veganos es ya también una línea de negocios con futuro. Vegania ya tiene dos tiendas, una en Madrid (José María de Pereda, 17) y otra en Barcelona (Cervantes, 3). Estos establecimientos ofertan todo lo que el vegano y el crudívoro necesita, incluso en productos no alimentarios. Vegania, que es expositor de BioCultura y que también funciona online (www.vegania.com), da salida a una demanda del público, habida cuenta de que la opción vegana no para de crecer. Recientemente, la misma empresa acaba de abrir un nuevo restaurante en la capital, en la calle Amnistía. Daniel Sánchez, uno de los responsables de la firma, nos dice que el mundo vegano está alza: “Yo llevo 16 años de vegano. Al principio, éramos sólo unos cuantos. Es verdad que en los últimos tiempos esto se ha multiplicado una barbaridad. Ahora hay muchas más personas que practican el veganismo. Parece mentira. No lo hubiéramos podido creer ni siendo muy optimistas”. Y se muestra esperanzado con esa tendencia de eco-nomía verde que ellos representan: “Sí, la verdad es que al principio éramos una tienda y basta. Y cada día se abren más. Y esto es muy bueno. La clientela se reparte pero crece al mismo tiempo. No hay ninguna duda de que el consumo vegano va a más y seguirá yendo a más en el futuro. Ahora, hemos abierto un restaurante. Queremos incluir platos típicos de la comida tradicional española pero en vegano”. Dentro del veganismo los hay que optan por una onda más tradicional y otros que van por la vía crudivegana. De todo hay en la viña del Señor.

RAW FOOD ESPAÑA
Raw Food España aglutina a Javier Medvedovsky (www.rawespiritualchef.com), Pure Passion for Life-Beverley Pugh (www.purepassionforlife.com) y ¡Vida en tu Comida!: Gabriela Hernández y David O’Reilly (www.vidaentucomida.com). El raw food, comida crudivegana o comida viva, nos dicen, “es una dieta muy antigua que promueve el consumo de alimentos en su estado natural, o sea, crudos. Se basa principalmente en frutas, verduras, hortalizas, algas, nueces, semillas, brotes o germinados y todos los productos derivados directamente de estos ingredientes tal como aceites, mantecas de frutos secos, etc. Se utilizan procesos naturales tales como la germinación de granos y semillas, fermentación, deshidratación y otros procesos donde la estructura molecular del alimento no se destruye, preservando y activando el nutriente óptimo de cada alimento. Esta forma de vida, además de fomentar la salud, participa y respeta el ciclo de la Naturaleza y el ciclo de cada individuo. Buscamos fomentar la educación de recordar quiénes somos y regenerar nuestro organismo, tanto física, emocional como espiritualmente, a través de la comida”. Gabriela Hernández nos dice. “Yo diría que el veganismo hoy todavía no es exactamente un ‘boom’. Pero sí es cierto que hay mucha conciencia al respecto. Quizás no haya tanta gente que lo practique, pero sí hay mucha más que lo aprecia y lo valora como una opción ética y moral de gran profundidad”. Por otro lado, Gabriela señala que “en los talleres de diferentes tipos que organizamos, vemos que el espectro de gente al que cada vez le interesa más el veganismo y la comida cruda es muy amplio. Ahora bien, aún así, podríamos diferenciar básicamente dos tipos: a) gente mayor que se acerca al veganismo principalmente por temas personales de salud; b) gente joven que busca el veganismo como una opción ética de vida más allá de sus virtudes en la salud”. Efectivamente, dos caras de una misma moneda, pues lo que es bueno para todos es bueno para uno, y lo que es bueno para uno… es bueno para todos.


 

http://www.ecoticias.com/alimentos/71203/boom-crudivegano

 

logo5