Las ciudades amenazan la biodiversidad

Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados.

 

 

Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".Según un estudio publicado por 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se debe controlar el desarrollo de las ciudades a nivel mundial a favor de la sostenibilidad y de la protección de otras especies no humanas, antes de que un auge en la construcción de infraestructuras transforme la cobertura del suelo.

   Investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Texas A & M y la Universidad de Boston, en Estados Unidos, predicen que para el 2030 las zonas urbanas crecerán en más de 1,2 millones de kilómetros cuadrados - lo cual equivale a 20.000 campos de fútbol americano convirtiéndose en suelo urbano todos los días, durante las tres primeras décadas de este siglo.

   El crecimiento de las zonas urbanas coincidirá con la construcción de carreteras y edificios, instalaciones de agua y saneamiento, y sistemas de energía y transporte, que transformarán la cubierta vegetal y las ciudades de todo el mundo.

   "Dada la larga vida y la irreversibilidad de las inversiones en infraestructura, será fundamental que las actuales políticas relacionadas con la urbanización consideren sus impactos duraderos", afirma Karen Seto, autora principal del estudio y profesora en Yale.

Cerca de la mitad del aumento de la expansión urbana tendrá lugar en Asia - sobre todo en China e India. En China, la expansión creará un corredor costero urbano desde Hangzhou a Shenyang. En la India, la expansión urbana se agrupará en torno a siete capitales estatales.

   Por otro lado, la cobertura de la tierra urbana de África crecerá más rápido, un 590 por ciento por encima del nivel del año 2000. La expansión urbana se concentrará en el río Nilo, en Egipto; la costa de África occidental, en el Golfo de Guinea; la costa norte del Lago Victoria, en Kenia y Uganda extendiéndose hacia Ruanda y Burundi; en la región de Kano, en el norte Nigeria; y en Addis Abeba, en Etiopía.

En América del Norte, donde el 78 por ciento de la población total vive en zonas urbanas, la cobertura del suelo urbano se duplicará en 2030.

   Esta expansión urbana tendrá impactos significativos en la biodiversidad mundial. "Tenemos que repensar las políticas de conservación y de lo que significa que una ciudad sea sostenible", señala el coautor Burak Güneralp, profesor en Texas A & M.

La expansión urbana invadirá o destruirá el hábitat de 139 especies de anfibios, 41 especies de mamíferos y 25 especies de aves que se encuentran en la Lista de Peligro Crítico o Peligro de Extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   "La urbanización es, a menudo, considerada como un problema local, sin embargo, nuestro análisis muestra la importancia de los impactos directos de la futura expansión urbana sobre la biodiversidad mundial y las reservas de carbono", afirma Seto, quien añade que "el mundo va a experimentar una era sin precedentes de expansión urbana, y los retos ambientales y sociales asociados serán enormes".

 

 

http://www.ecoticias.com/naturaleza/70485/ciudades-amenazan-biodiversidad

 

logo5